Los términos del Comercio e Informaciones Generales

Viabilidad de las semillas

VIABILIDAD, VIGOR, LONGEVIDAD Y CONSERVACIÓN DE SEMILLAS

La mayoría de las plantas, y en concreto, las utilizadas por el hombre como plantas cultivadas, utilizan semillas para reproducirse. No obstante, en muchas ocasiones, las semillas tras su maduración y dispersión no son capaces de germinar, bien porque son durmientes, bien porque las condiciones ambientales no les son favorables.

En esta situación las semillas comienzan a deteriorarse lo que se manifiesta por la progresiva pérdida de su capacidad de germinar (viabilidad) y de dar lugar a plántulas sanas y vigorosas (vigor). El tiempo que tardan las semillas en perder su viabilidad (longevidad) es variable según las especies y dependiente de factores tanto externos (temperatura ambiental), como internos (contenido en humedad, genotipo, etc.) a las propias semillas.

Dada la importancia de todos estos aspectos en el ámbito de la fisiología y tecnología de semillas, se han desarrollado diferentes protocolos para evaluar la viabilidad y vigor de éstas, así como para lograr condiciones de almacenamiento que aseguren una mayar longevidad.

 

LONGEVIDAD:

La longevidad de un lote de semillas es el tiempo que pueden mantenerse viables en unas determinadas condiciones de temperatura y contenido de humedad. De forma natural las semillas presentan una longevidad que varía entre especies; mientras que las semillas de chopo (Populus spp.) o de arce (Acer spp.) permanecen viables sólo durante unas pocas semanas, las de muchas especies de Leguminosas pueden conservar la capacidad de germinar de 150 a 200 años. En algunos casos estas diferencias se manifiestan incluso entre diferentes subespecies, cultivares o líneas genéticas.